Poni Club y Ponibaby

Montar a caballo es uno de los deportes más placenteros para los niños. Los pequeños tienen una especial simpatía por los caballos, y practicar equitación les dará la oportunidad de conocer, cuidar y respetar a estos animales. Pero, sobre todo, disfrutarán de una actividad divertida al mismo tiempo que ejercitan todo su cuerpo y adquieren valores fundamentales para su vida diaria. La equitación, que incluye las disciplinas de salto, doma clásica y concurso completo, consiste en dominar al caballo, mantener su control y aprender a manejarlo. Deporte olímpico desde 1900, puede ser practicado por niños a partir de los 3 años de edad.

  Hípica infantil

Cuando un niño decide adentrarse en el mundo de la equitación es recomendable que acuda a una escuela donde haya caballos y ponis adaptados a su estatura y fortaleza, así como instructores cualificados.

En nuestro Poni Club existen ponis de diferentes tamaños y características para que el niño pueda ejercitarse con el animal que mejor se adapte a sus capacidades y habilidades, así como a su estatura, peso y forma física. A medida que el niño crezca, tanto en edad y tamaño como en destreza, el tamaño del poni también irá en aumento. Pero es necesario apuntar que el hecho de que tu hijo necesite un caballo de menor tamaño no implica que su aprendizaje sea más lento.

 

Beneficios de la equitación

Aunque muchas personas piensen que la hípica no supone un gran esfuerzo físico, lo cierto es que es un deporte muy completo que permite desarrollar la musculatura – principalmente de las piernas y los gluteos -, mejorar la coordinación motriz, el equilibrio y el sentido de la orientación. Junto a los beneficios físicos, la equitación ayuda en la socialización del niño, fomenta la confianza y seguridad del niño en sí mismo y mejora su capacidad de concentración y disciplina. Además, consigue que el pequeño adquiera dos valores fundamentales: responsabilidad y respeto por los animales y la naturaleza.

Collage 2

 

 

 

Anuncios